Agricultura, los derechos del Productor

                                                           Comunicado de Prensa

La Sociedad Rural de Castelli comunica a los productores que ante la publicidad de la soja intacta RR2PRO, el productor debe informarse ante la inconveniencia del contrato que proponen firmar adherimos al comunicado de CRA.
Castelli, 08 de Agosto de 2014

Soja Intacta RR2 PRO


                                         El Productor debe Informarse Bien 

A pocos meses de comenzar la siembra de soja de la campaña 2014/15, Confederaciones Rurales Argentinas advierte a los productores agropecuarios que antes de firmar acuerdos o contratos por Soja Intacta RR2, se asesoren, ya que estos documentos aseguran derechos a los propietarios de las patentes, pero sólo generan compromisos y obligaciones de los productores que podrían en el futuro afectar derechos que existen en la legislación actual sobre semilla.

En este contexto, la comisión de Agricultura de Confederaciones Rurales Argentinas ha mantenido reuniones informativas, en los últimos meses, con usuarios y los diferentes actores de la cadena de soja a fin de recabar información sobre los contratos de Soja Intacta.

Es necesario saber que los propietarios de las patentes han impuesto de forma unilateral el valor de la tecnología, los mecanismos de cobro y el análisis de la mercadería entregada, la cual será muestreada independientemente de si la soja tiene o no la tecnología Intacta con el costo que esto implica.

El productor agropecuario debe conocer que el valor que se pretende cobrar por dicha tecnología está, hoy, entre 10 y 18 dólares por tonelada, lo que equivale en algunos casos al 10% del ingreso de un productor.

Es por eso que desde la entidad se recomienda tomar los recaudos necesarios antes de asumir compromisos.

Por último, CRA recuerda que el productor agropecuario tiene el Derecho a realizar Uso Propio Gratuito de la semilla producida por el mismo, derecho amparado por la Ley de Semillas Nº 20.247, artículo 27 que transcribimos a continuación:

Art. 27. — No lesiona el derecho de propiedad sobre un cultivar quien entrega a cualquier título semilla del mismo mediando autorización del propietario, o quien reserva y siembra semilla para su propio uso, o usa o vende como materia prima o alimento el producto obtenido del cultivo de tal creación fitogenética.

Foto: Comunicado de Prensa

La Sociedad Rural de Castelli comunica a los productores que ante la publicidad de la soja intacta RR2PRO, el productor debe informarse ante la inconveniencia  del contrato que proponen firmar adherimos al comunicado de CRA.
Castelli, 08 de Agosto de 2014

Soja Intacta RR2 PRO 
El Productor debe Informarse Bien

A pocos meses de comenzar la siembra de soja de la campaña 2014/15, Confederaciones Rurales Argentinas advierte a los productores agropecuarios que antes de firmar acuerdos o contratos por Soja Intacta RR2, se asesoren, ya que estos documentos aseguran derechos a los propietarios de las patentes, pero sólo generan compromisos y obligaciones de los productores que podrían en el futuro afectar derechos que existen en la legislación actual sobre semilla. 

En este contexto, la comisión de Agricultura de Confederaciones Rurales Argentinas ha mantenido reuniones informativas, en los últimos meses, con usuarios y los diferentes actores de la cadena de soja a fin de recabar información sobre los contratos de Soja Intacta. 

Es necesario saber que los propietarios de las patentes han impuesto de forma unilateral el valor de la tecnología, los mecanismos de cobro y el análisis de la mercadería entregada, la cual será muestreada independientemente de si la soja tiene o no la tecnología Intacta con el costo que esto implica. 

El productor agropecuario debe conocer que el valor que se pretende cobrar por dicha tecnología está, hoy, entre 10 y 18 dólares por tonelada, lo que equivale en algunos casos al 10% del ingreso de un productor. 

Es por eso que desde la entidad se recomienda tomar los recaudos necesarios antes de asumir compromisos. 

Por último, CRA recuerda que el productor agropecuario tiene el Derecho a realizar Uso Propio Gratuito de la semilla producida por el mismo, derecho amparado por la Ley de Semillas Nº 20.247, artículo 27 que transcribimos a continuación:

Art. 27. — No lesiona el derecho de propiedad sobre un cultivar quien entrega a cualquier título semilla del mismo mediando autorización del propietario, o quien reserva y siembra semilla para su propio uso, o usa o vende como materia prima o alimento el producto obtenido del cultivo de tal creación fitogenética.

 

Garrapata

Es raro en nuestra zona, problemas con Garrapatas, pero la facilidad de desplazamientos de animales de otras zonas puede traer problemas, es por ello que es importante informarse  para evitar complicaciones.

La Sociedad Rural de Castelli organiza una charla por este motivo

Soc Rural Feria

Charla Informativa

 Para Profesionales y Productores

 Garrapata

Prevencion y Manejo

 

Med Vet Miguel Cabrera  Coordinador de FUCOSA

Med Vet Marcelo La Valle Delegacion Sur FUCOSA

Med Vet Fernando Fader Lab. Intervet , MSD

 

El Viernes 27 de Junio a las 19:00 horas

En las Instalaciones feria

Argentina no crece por el comportamiento social de los argentinos | Agroverdad

Argentina no crece por el comportamiento social de los argentinos | Agroverdad.

Me parece un  importante punto de vista, una realidad

 


“Hay una tendencia natural a acusar a los partidos políticos. Que la Argentina no crezca, no es responsabilidad del peronismo o el radicalismo, es del comportamiento social de los argentinos. Los partidos políticos son fundamentales para el pluralismo. Hay que llegar a una sociedad que acepte el pluralismo y la democracia como forma de convivencia”. La definición, certera y rotunda, fue expresa por el doctor Carlos Sánchez, economista cordobés de larga trayectoria que acaba de publicar un libro titulado“Educación, instituciones y desarrollo”.
El diario La Voz del Interior publicó en la edición de ayer domingo un reportaje a Sánchez, cuya lectura nos pareció muy recomendable. Se transcribe a continuación:
“Argentina no crece por el comportamiento social”
En su libro “Educación, instituciones y desarrollo”, Carlos Sánchez analiza por qué Argentina no puede sostener crecer a largo plazo. Entre las causas, están la informalidad y la educación.

Por Diego Dávila
los 76 años, Carlos Sánchez sigue buscando una respuesta a la pregunta que empezó a plantearse al iniciar su carrera de economista: ¿por qué la Argentina no puede sostener un período de crecimiento de largo plazo? A
Sánchez tuvo una larga carrera en la Fundación Mediterránea; en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) y fue

SanchezCarlos-630

rector académico de la Universidad Siglo 21 (UES21). También fue asesor internacional y acompañó a Domingo Cavallo en el Ministerio de Economía durante las gestiones de Carlos Menem y Fernando de la Rúa.
Dedicado a dirigir grupos de investigación y a carreras de posgrado, lanzó su libroEducación, instituciones y desarrollo , publicado por UES 21 y Editorial Brujas. Para responder a esta pregunta encuentra una razón polémica: el comportamiento social de los argentinos. Esto hace que cualquier plan económico, del partido o de la ideología que sea, fracase a pocos años.
–¿Qué lo motivó a analizar la incapacidad de Argentina para crecer?
–En realidad, esto está en el origen a la ciencia económica y es lo primero que uno se plantea cuando empieza a estudiar el caso argentino. Carlos Díaz Alejandro empieza plantear que Argentina cumplía ciclos de paro y crecimiento: en un momento crece rápido, pero dura pocos años. Martín Lagos y Juan Llach, junto a otros economistas, detectan más de 40 hipótesis al retraso económico argentino. Pero en mi caso, yo sigo un camino diferente.
–¿Cuál?
–Lo curioso es que en Argentina, desde 1810, sean gobiernos progresistas o pro mercado, militares o civiles, autoritarios o democráticos, los esquemas económicos terminaron en fracaso. Esto implica que, además de las políticas económicas, hay otras causas, ligadas a la “cuestión institucional”, esto es las instituciones formales, las normas y reglas como la Constitución y las leyes, y las instituciones informales, como por ejemplo darse la mano al saludarse.
–¿Cómo influye esto en la economía?
–Las instituciones formales e informales influyen en el comportamiento de los individuos, y estos en el funcionamiento de la economía. Fue la economista inglesa Joan Robinson que dijo que cualquier sistema económico necesita normas, una ideología y una conciencia en el individuo de que tiene que cumplir con esas normas. Si el comportamiento social viola permanentemente esas instituciones formales que son las normas, esa sociedad vive en una desorganización que impide el crecimiento. Esa es la Argentina, desde siempre.
–¿El problema es que las instituciones argentinas son débiles?
–A diferencia de lo que hace Metropol La Nueva Metropol Economía Institucional, que relaciona las instituciones formales y con el crecimiento, hay que analizar las instituciones informales, la cultura. En la época del virreinato, el rey disponía una medida sin saber lo que pasaba en América; después el virrey firmaba, pero no lo aplicaba; lo mismo sucede ahora, se jura por la Constitución, pero después no se cumple. En la Revolución de 1810, 20 a 30 personas deciden independizarse y el resto los cuestiona por no haber sido consultados. Ahí, se produce un choque de cultura, una división que está imbricada en la forma de proceder de los argentinos.
–¿Por qué Argentina nunca logró un modelo consensuado entre todos?
–Por la educación. Recién en 1884 la Ley de Educación Común 1420 fija que se debe formar ciudadanos argentinos que respeten las instituciones, poniendo a la identidad nacional por encima de todo, además de aprender a leer y escribir. Esa fue la “edad de oro” de la educación argentina, que eliminó el analfabetismo y que duró hasta 1907. Ahí empezó la reacción religiosa contra el laicismo de la ley 1420, que no modificó la norma, sino que se dedicó a violar su principio, orientación y contenido. Le educación ha fallado en su tarea de generar una cultura de sometimiento a las instituciones. La falta de respeto al principio federal, la lógica del conflicto ligada al peronismo, imponen una visión de corto plazo, esto hace que la economía no crezca sostenidamente porque no hay largo plazo; se puede aplicar una política económica correcta en determinado momento, pero luego no se cumple o se la viola.
–¿Esto es responsabilidad de los partidos políticos?
–Hay una tendencia natural a acusar a los partidos políticos. Que la Argentina no crezca, no es responsabilidad del peronismo o el radicalismo, es del comportamiento social de los argentinos. Los partidos políticos son fundamentales para el pluralismo. Hay que llegar a una sociedad que acepte el pluralismo y la democracia como forma de convivencia.

http://www.agroverdad.com.ar/argentina-no-crece-por-el-comportamiento-social-de-los-argentinos/

EL CÓDIGO CIVIL Y LA SOCIEDAD

Antes de ocuparnos de algunos temas de la actual reforma del Código Civil, considero necesario valorar su significado y alcance en la vida de una comunidad. Todo Código define derechos y obligaciones de personas e instituciones, en este sentido depende de una idea o concepción del hombre. No se trata de algo neutro ni un mero instrumento para solucionar problemas. Leer un Código Civil es conocer la vida y los valores de una comunidad. Tiene mucha sabiduría aquella frase popular: “dime cómo legislas y te diré que sociedad quieres”. Al legislador le corresponde, en su noble y necesaria tarea de mediación política, plasmar en leyes positivas el camino de una nación y prever las consecuencias de lo que hoy se legisla.

Las leyes tienen un valor objetivo y pedagógico. Creo que es conveniente recordar que a la Iglesia no le corresponde elaborar leyes para la sociedad, esta es función del Estado. Pero ella tiene, y siente, la obligación de colaborar en la búsqueda de aquellos principios morales objetivos que son el fundamento de toda obra legislativa, y que son “accesibles a la razón, prescindiendo del contenido de la revelación” (Benedicto XVI). No se trata de un tema confesional. Por otra parte, el católico es un ciudadano que ama y sirve a este país, y tiene el derecho y la obligación de asumir su responsabilidad en las decisiones que van a orientar el futuro de su patria. Cuando se habla y se dan razones del valor humano de la verdad, como de la existencia de un orden objetivo que se debe respetar, no es justo descalificar con el término de fundamentalismo. La conciencia de estos valores y la reflexión del legislador son garantía de leyes justas. No puede haber derecho al margen de la moral natural que rige para todos los hombres, sea religioso o ateo. Por ello, no es correcto relegar a la esfera de lo privado o individual el mundo de los principios morales, negando su importancia en la elaboración de las leyes y en el bien común de la sociedad.

He recordado, en otras oportunidades, la importancia de la ecología. En este sentido, también es necesario hablar de una ecología humana. El hombre posee una naturaleza que se debe respetar y no manipular. El hombre no es sólo una libertad que se crea a sí mismo, y que carece de límites en su afán constructivista o de ser un pequeño dios. Él es espíritu y libertad, pero también naturaleza, por ello su decisión es justa cuando la tiene en cuenta y la respeta. A la naturaleza humana se la puede ayudar y mejorar, pero en su mismo orden. Los límites son posibles y necesarios, es más, son un acto de justicia que legitima el alcance de la misma ley. En el ejercicio de su libertad el hombre tiene la capacidad de un dominio sobre la técnica y el manejo de la vida, que es signo de su dignidad y responsabilidad moral. Desde esta perspectiva y con ánimo positivo de propuesta, considero importantes algunos temas:

Respecto al comienzo de la vida humana y su necesaria protección, la ciencia no deja lugar a dudas: la vida humana comienza desde el momento de la concepción. Es necesario, por ello, afirmar que la persona es tal desde la concepción, sin distinguir si ello ocurre dentro o fuera del seno materno. No hay diferencia ontológica entre ellos. Además, ¿cuál es el status o situación jurídica de estos embriones humanos no implantados? El Código Civil debe prever y orientar claramente esta realidad porque es, en su nivel, fuente y referencia legislativa para futuras leyes en la sociedad.

Si el Código Civil no valora los deberes de fidelidad, cohabitación, en orden a la asistencia y el bien de los hijos, al matrimonio se lo debilita en perjuicio de los propios esposos y del bien superior de los niños en su derecho a crecer y ser educados en el ámbito de una familia estable. Hay en el ante proyecto una equiparación casi absoluta entre el matrimonio y las uniones de hecho. Se pretende dar reconocimiento legal a las “diversas formas de familia”, pero llama la atención que la única forma que no se reconoce jurídicamente es la fundada sobre el matrimonio estable e indisoluble. El matrimonio estable merece una valoración y un reconocimiento superior.

La vida de las personas tiene en sus relaciones una referencia que hace a su identidad e historia. Paternidad, maternidad y filiación son fuente de riqueza personal y social. En la regulación de algunos efectos de las técnicas de fecundación artificial, se privilegia un supuesto “derecho al hijo”, por sobre los derechos del hijo al conocimiento de su origen. En estas técnicas se dan mecanismos de selección de embriones más aptos con descarte de los demás, no habiendo previsiones que eviten estas derivaciones injustas.

Muchos juristas, científicos y filósofos dicen que no todo lo técnicamente posible es necesariamente ético. Este principio debe incidir en la redacción de un Código Civil. En el derecho comparado podemos ver que existen países que han limitado los daños provocados por el uso de estas técnicas, restringiendo el acceso a los matrimonios formados por varón y mujer, y prohibiendo la crioconservación de embriones. En cuanto a la fecundación post-mortem, no considero aceptable permitir orfandades futuras amparadas por la ley, dado que se pueden evitar.

En esto quiero ser claro. Resulta agraviante a la dignidad de la mujer y de los niños la existencia del alquiler de vientres. Esto, que degrada a la mujer embarazada, es posible que se convierta en una fuente de más injusticia y desigualdad por la explotación de la pobreza. Se privilegia, nuevamente, los deseos de los adultos por sobre los derechos del niño a nacer. Además de negar al niño el conocimiento a su identidad biológica, se desconoce el profundo vínculo que se establece entre la madre gestante y el niño al que da va a dar a luz. La psicología intrauterina ha avanzado mucho en esto, su palabra tiene un valor que debemos escuchar.

Pienso que la Reforma del Nuevo Código debería ser un lugar de reflexión y encuentro de los argentinos como base y garantía de un auténtico pluralismo. Esto, entiendo, sólo es posible si aceptamos la existencia de valores morales objetivos como fundamento de leyes para todos, creyentes o ateos. Considero que esta consideración es central para aproximarnos al Código, dado el significado objetivo y orientador que tiene para la vida de una comunidad. Estamos ante una oportunidad que debemos valorar y nos compromete, porque tendrá consecuencias jurídicas y culturales en la vida de los argentinos de acuerdo a lo que hoy se legisle. Un Código Civil expresa la vida y el futuro de una comunidad.

José María Arancedo
Arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz
Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina